ISBN 978-987-1541-98-0
11 x 17 cm, 56 páginas
1ra edición junio de 2017
colección poesía

$200,00

Carina Medina · No andarse con chiquitas

Carina Rita Medina (Córdoba, 1979, neuquina por opción). Profesora en Letras recibida en la UNCo. Docente y gestora cultural. En poesía publicó, junto a Romina Olivero, Creer o reventar (el suri porfiado, 2013).

Nací bajo el signo de virgo pero soy cabra de tierra. Llevo el nombre una revista de tejidos y de una santa con la frente purulenta. Madre, escritora y docente. No me gustan las cucarachas y prefiero el mate amargo. Colecciono tazas y como tostadas con queso y banana.

Carina Medina

Algunos pasajes me parecieron muy buenos, altos, sostenidos, sólidos. Son los que te ven dejándote llevar por un aire lírico. Hay otros que, me parece, deben su oxígeno a una impronta deudora de la prosa. Pero así es tu escritura, híbrida de poesía y de testimonio.

Tomas Watkins

 

[ un poema ]

Por ahí

Esta tarde de invierno
me perdí en Plottier.

Llevé a mi amigo
demente a ver al psicólogo.
Cambiamos el mundo
fumando
en el cordón sucio
de una vereda.

Me dejó pensando
en las verdades de la vida
en los orígenes del todo
en el fin del amor.

Armamos y desarmamos creencias.
–La única certeza es la palabra–
dijimos.
Lo dejé solo.
Frente a su fatal destino
el de la media sobrepsicoanalizada
de la que somos parte los de mi
degeneración.

Manejé como tonta y
me perdí en Plottier.
Hazaña idiota la de creer
que de los lugares chicos
se sale
fácilmente.

Manejé hasta encontrar la ruta.
No la salida.

Me paró la cana en el camino.
No traje billetera le dije al milico.
Me pidió bajar del auto.
Le expliqué mis problemas graves.

Tengo un amigo infeliz.

lo auxilié en el dolor
no sabe lo que quiere
yo no sé si quiero
no somos felices.
Por eso
ando
sin
carnet.

¿Usted es feliz?
Le dije.
Pasmado me miró
ojeó al otro silbateando gente.
bajó la milica cara y
me dijo que no y que no es excusa para andar sin
papeles.

¿Usted cree en el amor?
Quedamos de acuerdo
en que el amor no existe.
Lo dejó su novia el sábado pasado.
Quería demasiado, me dijo.
Todos queremos lo mismo,
sabemos.
No nos satisface nada.
Nadie nos da
todo
dicen mis poetas amigos
Infieles a sus esposas.

Me dejaron ir porque la justicia existe.

Me perdí en Plottier.
Nada tiene sentido
ni salida
el amor tampoco.

Por lo menos
ahora
calcé la billetera,
así compro forros.

Quedé con el canita
que se la chupo esta noche.

¿Qué aprendimos hoy?